lunes, 19 de noviembre de 2007

Minifundio hortelano

Este fin de semana he tenido de invitado a un colega y amigo natural de la comarca de la Vera en Cáceres. Es una zona abrigada del norte por montañas y con mucha agua, formada por pueblos como Losar, Jarandilla, Aldeanueva o Cuacos, lugar éste ultimo donde fue a acabar su vida el Emperador Carlos V.
Famosa, sobre todo, esta comarca por su pimentón. Yo tengo recuerdos de dos pimentoneros que venían de pueblo en pueblo, en épocas próximas al comienzo de la matanza, con una mula que llevaba los sacos de pimentón. Uno de ellos de labio viperino y el otro que comía en mi casa, repetía comida todos los años: una sardina arenque y un trozo de pan.
Yo cuando fuí a la Vera envidié el ver fluir del agua por cualquier lugar y desde luego el poder regar por su propio pie canalizando el agua a unos surcos o a otros según conviniera. Nuestro sistema es más pesado: nos hemos dedicado a sacar calderos de agua del pozo con un gancho, una cuerda o si era profundo con un pingamachos (palabra que añadiré al diccionario) y a llevarlo hasta los surcos.
Bien es cierto que desde el pozo a los surcos el recorrido no es muy grande y esta fue la mayor causa de asombro de Tomás, buen aficionado a la agricultura. Cuando le explicaba que uno de los huertos que cultivo era de tres propietarios decía asombrado: " ¡ Estos trocitos son de propietarios distintos!" " Lo que más me ha gustado es lo de los huertos".
Por cierto, algún día habrá que hacer un censo de pozos. Seguro que nos sale una buena cantidad, dando también una considerable densidad.

miércoles, 7 de noviembre de 2007

Cambios en el blog



Llevo cuatro días y ya he realizado cambios. Pretendo abrir el blog a todos aquellos que con el nexo cumún del pueblo quieran darnos sus opiniones sobre temas relacionados con Espeja o sobre cualquier asunto de interés. Para ello además de poder añadir vuestros comentarios a las entradas, también me gustaría que surgiera gente que desee colaborar como autor. Aquellos interesados podéis mandarme un correo electrónico a jabino@jabino.jazztel.es solicitando que os habilite.

domingo, 4 de noviembre de 2007

Los depredadores también evolucionan


En este caso me refiero a los depredadores de las setas. Estaba yo con mi cestita, tengo varias y tal como está la cosa cogí la más pequeña pues no esperaba llenarla, cuando oigo el ruido de un motor que pienso va por el camino. Efectivamente, es un individuo en quad, y va por el camino, pero por poco tiempo. Cuando llega a la curva se mete por el morro abajo y sin bajarse, para y mira, arranca, vuelve a parar y vuelve a mirar. Le observo en la distancia y saco la conclusión de que está buscando setas. Pienso que éste es el que iba antes con rastrillo y que quizás no lo haya abandonado, sino que como este otoño las setas son escasas tiene que recorrer mucho terreno para encontrar algo.
Se aleja de mi y sigo mi ruta tratando de encontrar algún boleto. Ya había cogido uno pequeño, y voy en la dirección en que previamente estuvo el quad. Encuentro otro viejo, con gusanos y comido de animales junto a un pino y más abajo dos ejemplares que debieron ser hermosos, que estaban sanos, pero machacados. ¡Qué subidón de cabreo te entra! Piensas que se podría haber cenado bien con los tres, pero con uno y pequeño para repartir entre cuatro la cosa cambia.
Todavía podemos disfrutar de una zona sin restriccines al movimiento de personas y de vehículos y es uno de los encantos que le encuentro a nuestra tierra, pero cuando ves cosas como ésta que acabo de contar, comprendes y deseas las limitaciones al movimiento de vehículos que se producen en otras zonas más pobladas y las restricciones a la recogida de setas que están surgiendo en la zona de Almazán.
Esperemos que gente como ésta no nos lleve a situaciones que, al menos yo, no deseo.